La cámara de acción más barata

por / miércoles, 24 febrero 2016 / Publicado eninformaciones

La crisis económica global ha sido un gran aliado de las marcas china de electrónica. La buena relación calidad-precio de sus productos, sumada a un consumidor cada vez más exigente, les ha facilitado un rápido proceso de internacionalización. Así, empresas como Huawei o Xiaomi se han convertido ya en nombres conocidos, y han logrado crearse una buena imagen en una fracción del tiempo que tuvieron que invertir antes competidoras japonesas -como Sony- y surcoreanas -como Samsung-. Es más, la oportunidad de negocio es tan golosa que incluso han nacido empresas chinas destinadas exclusivamente a la exportación de sus productos. Es el caso de Elephone, un fabricante de teléfonos móviles de la ciudad suroriental de Shenzhen que únicamente comercializa sus productos fuera de China, porque, como comenta a EL PAÍS su directora de Marketing, Zoe Chou, en el gigante asiático “la competencia es muy elevada y el mercado está excesivamente saturado”.

Es una de las muchas marcas que se abre camino a través de nuevos canalesonline, como el que ofrece Aliexpress, la rama internacional B2C del gigante del comercio electrónico chino Alibaba. Y pertenece a una extraña constelación de nombres en la que destacan algunos como Jiayu, Doogee, o Cubot. La mayoría son empresas que fabrican para otras marcas o que antes se dedicaban a producir copias, y tanto la calidad de sus productos como el servicio posventa que ofrecen es cuestionable. Consciente de ello, Elephone ha decidido dar un paso importante y cerrar un acuerdo con empresas locales para establecer tres centros de atención al cliente en Europa. Uno de ellos estará situado en Tarragona. “Queremos estar entre los primeros que llegan a mercados prometedores, como España, y sabemos que para tener éxito necesitamos mejorar el servicio que proporcionamos al cliente. No es práctico enviar el aparato a China si hace falta repararlo”, añade Chou

Deja un comentario

SUBIR